Estabilidad emocional


Hace unas semanas, una amiga me llamó desesperada porque su pareja había terminado la relación que sostenían desde hace cinco años. Ella se sentía perdida, sin rumbo, parecía que el mundo se le había caído a sus pies.

Este hecho me hizo recordar la actitud tan diferente que tuvo otra amiga, que también terminó su relación sentimental de varios años por una infidelidad. Ella estuvo muy deprimida por unos días, pero lejos de dejarse abatir por esa situación, buscó mantenerse ocupada realizando otras actividades y conociendo a otras personas.

Luego me explicó que sí le importaba haber terminado con su pareja, pero que en lugar de lamentarse porque haber sido engañada, se sentía libre de una persona que no compartía sus mismos sueños, deseos y ambiciones.

Y es cierto, siempre estaremos sometidos a muchas situaciones, algunas positivas, otras negativas, y todas ellas nos obligarán a establecer nuestro equilibrio emocional. Este no puede adquirirse sino que dependerá del equilibrio que establezcamos en nuestro interior.

También dependerá de la trascendencia que le demos a las cosas, es decir, no se trata de cómo se desarrollen las situaciones sino de cómo las asimilemos. Entonces, de nosotros dependerá el tiempo y cuánto nos afecten los hechos que ocurren en nuestras vidas.

Una ruptura amorosa o una pérdida de empleo se puede considerar negativo, triste o de mala suerte; pero también tenemos la opción de analizar estos nuevos hechos y verles el lado positivo, porque implica que tengamos la posibilidad de una nueva relación o un mejor trabajo con una mayor remuneración.

Mis dos amigas afrontaban situaciones difíciles en su vida, pero ambas las enfrentaron de forma diferente. Una solo vio el lado negativo, mientras que la otra decidió no dejarse hundir por el dolor que implica una traición y ver las oportunidades que está le traerá.

Esto me lleva a pensar que de nosotros depende encontrar el lado bueno de las cosas para alcanzar una vida mejor. Solo así lograremos encontrar esa estabilidad emocional que necesitamos para llevar una vida tranquila y feliz.

Aquí les dejo una frase de Confucio, que le llevará la buena vibra de hoy: “Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caído nunca, sino en haberse levantado después de cada caída”.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Copyright © 2009 Buenas Vibras Designed by csstemplatesmarket

Converted to Blogger by BloggerThemes.Net